Pensar el activismo desde las izquierdas. ¿Solo un problema de orientación?

La celebración del Taller Violencias, Sexualidades y Derechos Humanos, del 7 al 9 de diciembre del pasado año, en La Pradera, reunió a más de una veintena de activas nacionales y extranjeros/as para dialogar sobre la perspectiva del activismo cubano y su impacto en la región.

Este encuentro produjo que activistas cubanos dialogaran sobre sus contextos en particular, y pensaran en mecanismos de integración más dinámicos en la actualidad.

De esta reunión nacieron las siguientes preguntas hechas a dos destacados activistas, al colombiano Jorge Virviescas, y Marlin González de Panamá, para ampliar el panorama del activismo regional sobre los derechos de las comunidades gays, lesbianas, bisexuales y trans (LGBT).

  • ¿Cuál es su perspectiva del activismo LGBTIQ cubano y cómo se articula con otros movimientos a nivel regional?

Jorge: Es muy importante mencionar que se puede tener una percepción a partir del intercambio y no una opinión profunda que requeriría de un ejercicio de la integración mucho más prolongada.

La incorporación de la temática de diversidad sexual y de géneros en el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) ha sido muy importante no solo internamente en Cuba sino una posibilidad de acción externa y, por esa vía, un camino para el contacto con organizaciones que trabajan desde la diversidad sexual en la región.

Considero que es un camino muy nuevo; creo que en la región no se conoce mucho que existe el CENESEX; que hay una política favorable de reivindicación de derechos de esta población en la isla y; al contrario existe una estigmatización al respecto, por ello este tipo de actividades es crucial para establecer diálogos, intercambiar y visibilizar las acciones realizadas por la población diversa y su gobierno revolucionario.

He de resaltar los procesos organizativos que se están generando por parte de la población diversa a partir de las redes articuladas al CENESEX, creo que es un camino muy valioso que en América Latina no es fuerte ya que existe muchas organizaciones pero de un tejido organizativo insignificante o muy frágil y coyuntural y cooptado por la gestión de recursos. La articulación que se está proyectando desde ILGALAC es el camino correcto y el lugar de construcción conjunta que se puede hacer.

Marlin: Para responder a esta pregunta, es preciso resaltar que personalmente considero el activismo LGBTIQ cubano como el ejemplo a seguir en el contexto latinoamericano, ya que presenta avances significativos sobre inclusión y respeto a los derechos humanos, en un tiempo muy corto y a niveles que pocos países han alcanzado.

Que desde el Estado se instituya una respuesta mancomunada con el pueblo para cambiar dinámicas en las relaciones humanas, es crear valor constantemente, es desarrollar la capacidad innata de la mano sin explosiones violentas, de forma científica, ética y jurídicamente loable, por lo cual les felicito grandemente a todxs y en especial a las y los activistas que lo han hecho posible.

Esto se ha ido ampliando paulatinamente a nivel regional. Como egresada de uno de los cursos de CENESEX, en 2016, los conocimientos recibidos, han sido determinantes para mi trabajo en derechos humanos. Han generado una avalancha de interrogantes y de prospectivas estratégicas para soluciones en campos inexplorados, que pueden significar una evolución exponencial de la educación en general en nuestra gente.

Asimismo sé que están en los y las activistas de espacios diversos y de toma de decisiones, por lo que insto a que se continúe enriqueciendo las actividades con los diferentes países.

  • Podemos pensar un activismo LGBTIQ desde las izquierdas.

Jorge: ¡Absolutamente sí! Creo que es en la izquierda, es dónde hay un lugar para la lucha por los derechos de las personas LGBT. Hace falta investigación para develar que muchas luchas contra la heterosexualidad obligatoria en el mundo arrancaron hace décadas por la izquierda pero que se estrelló con una versión del marxismo dogmática, estalinista, sectaria y abandonó este camino, lo que significa que hay que volver a las raíces, a los fundadores de las luchas por la emancipación sexual porque desde los años 90 esto lo ha cooptado la derecha liberal en el discurso de derechos “LGBT…I…Q”.

La izquierda se debe pensar como totalidad, como emancipación, no solo económica sino emancipación social y sexual, no hay lugar en el capitalismo para desarrollo real de las personas diversas sexualmente porque al capitalismo le interesa y vive de la desigualdad, del gueto, de la marginación o de la cooptación como viene pasando con las organizaciones LGBT. Estas se han normalizado o se han dejado cooptar por las agencias de la USAID o los gobiernos locales.

La lucha no es por identidades, aunque sea necesario luchar por banderas propias de las identidades. La lucha exclusivamente identitaria no es la perspectiva de la izquierda, porque se puede ganar derechos como viene sucediendo en la región en donde avanzan el matrimonio igualitario, la adopción, la identidad de género etc. pero siguen los asesinatos, la discriminación, la ciudadanía de segunda clase hacia personas LGBT.

Existe referentes latinoamericanos que hablan de la liberación se la sexualidad como Ignacio Rivero y el colombiano León Zuleta Ruiz, entre muchos otros.

Existe un autor fundamental para abordar conceptualmente esta perspectiva marxista de la lucha por la liberación de la sexualidad y es Jean Nicolas texto La cuestión homosexual.

Marlin: Sí, definitivamente sí. La capacidad de crecer y crear de la perspectiva local comunitaria de los movimientos cubanos debe ser un aprendizaje que impregne a todos/as/xs en el futuro. Comprender qué es la izquierda es considerar al ser humano como centro de la acción política. Sigan construyendo dentro y fuera, los pueblos les necesitamos. Son un bastión en la lucha contra un sistema que oprime la razón, que usurpa con materialismo superfluo, de bonanza artificial y de ficción, el desarrollo humano.

Estoy sumamente agradecida con la oportunidad brindada; poder deconstruir y describir sesgos que impregnan las ideas en nuestro contexto, me sitúa en un panorama de comprensión maravilloso que, estoy segura, dará frutos muy positivos, por lo tanto, pensar que legítimamente logremos proyectar una izquierda basta y amplia al resto de las naciones, vislumbra una nueva era de activismo social y de historia revolucionaria.

  • ¿Cuál es el balance de su encuentro con activistas cubanxs y los retos que les corresponden asumir?

Jorge: El balance es el más positivo posible, fue una oportunidad para conocer sus formas organizativas, agendas reivindicativas, retos, formas de participación en la política cubana, desestigmatizar su presente, conocer los debates del país y el momento cultural en el que se encuentra el debate de la diversidad sexual.

Existen unas ganancias como sociedad frente a la igualdad, la soberanía y la cultura, ahora es necesario y es el mayor reto hacer incidencia política sobre todos los espacios estatales y partidarios que corresponda para cerrar la brecha en igualdad de derechos constitucionales desde una perspectiva de diversidad sexual.

Asimismo dar a conocer nacional e internacionalmente todas las actividades, agendas e iniciativas que vienen impulsando esto permitirá ganar espacio, visibilidad y posibilidad de transformación.

Marlin: Enriquecedora es la palabra. Se ha cristalizado en el tiempo, en mi memoria la experiencia. Ya extraño Cuba, ya extraño su gente; las mujeres y su sitial de igualdad que lidera con respeto, educación y cultura; las lesbianas y las personas trans, sus profesoras/es y sus mejores estudiantes, sus hombres respetuosos y hermosos con independencia de su orientación sexual.

Pero debería decir, desde Cuba para América, también compartí con Bolivia, Argentina, Colombia, Brasil y Venezuela, España, Google, y hablamos el mismo idioma, eso se pudo sentir. Entender que va más allá de lo material, encontrarme a mí misma y sentir que se vive, que estamos tan cerca, que contamos mutuamente para impulsar un futuro posible de mejores oportunidades sin discriminación, porque de eso se trata la Revolución que se lleva dentro, revolución de humanidad, eso fue maravilloso.

Hay que construir más y mejor, hay que trabajar duro, lo sé, que no vamos a acabar la obra, oh sí, eso también lo sé, pero una parte importante sí, de ustedes vienen insumos, hay ciencia, técnica, energía, mecanismos, metodología, y lo que nos toque realizar la haremos con ánimo, saber que estamos haciendo lo correcto porque lo más importante es la gente, en todas sus dimensiones.

Integración Social de Las Personas Transexuales en Cuba, es un libro que estoy segura debe ser diseminado a lo largo y ancho, no solo de Cuba, sino del continente; vence y tiende con cientificidad y elegancia las bases para el cambio duradero; como una vez dijo el gran Fidel “Si salgo, llego; si llego, entro; si entro, triunfo” y ya llegó y ya triunfó. Mariela con su obra, toca el alma.

Llegar a comprender el entramado de jerarquías y de interseccionalidades presentes hoy que, sin embargo, provienen de un pasado en el que lo patriarcal marca y deforma, por lo cual dentro de su estructura siguen vivos procesos que continúan esparciendo aún modelos de cómo debería ser, pero que no superan al cómo son las vidas de diversas, para reproducir a todos los niveles su legado.

Lo que incluye el Sistema de gestión de información para la denuncia de vulneraciones (SIGESEX) es el reto que deben asumir en estos momentos. Comunicación para incidir; ya alcanzaron lo que otrxs anhelamos, no dejen que pase inadvertido, o que se tome por supuesto. De eso se trata, de superación, de crear vías de entendimiento que acerca lo local comunitario a todos los niveles y se logre con ello avances en normas de obligatorio cumplimiento. Mis respetos y siempre admiración.

Gracias a Manuel Vásquez, subdirector del CENESEX y su visión preclara que augura plausible. Profesoras Ana Belkis, Andy, Denisse, Michele, Malú, y todo el equipo, mis queridas Ada y Ana María, gracias, siempre estarán en mi corazón y en mis obras.

Entonces, ¿qué crees de esto?

4 comentarios · comenta
  1. Florencia guimaraes

    Muy buena entrevista! Y la emancipación será desde la izquierda. Abrazo revolucionario de una travesti activista del partido comunista de Argentina

    17 enero, 2018
    • Ulises Padrón Suárez

      NO hablaría desde las izquierdas, los modelos de izquierdas pueden ser neoliberales y capitalistas también. Considero que desde un proyecto socialista se puede generar la emancipación humana y además constribuir al desarrollo de políticas públicas inclusivas que nos permitan a todXs alcanzar la igualdad social. Saludos desde la hermana Cuba

      2 marzo, 2018
  2. Rafael Suri

    Desde la izquierda puede luchar se no sólo contra las discriminaciones por motivos de las identidades sexuales sino de otras muchas qe coexisten y agravan la situación de muchxs personas en Cuba, en Latinoamerrica, es cada rincón de este mundo. Una propuesta qe rompa con el mercantilismo capitalista imperante en las políticas dirigidas hacia las llamadas minorías sexuales sólo puede surgir de movimientos de izquierda, con coherencia y orgánica dado en las ideas.

    19 enero, 2018
    • Ulises Padrón Suárez

      totalmente de acuerdo. Saludos

      2 marzo, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*.


*