Metodología para solucionar malestares cotidianos dará frutos en oriente del país

La psicóloga Airelav Pérez Carmona, asegura que su encuentro con la Metodología de los Procesos Correctores Comunitarios (ProCC) fue puramente fortuito: “acabada de graduar asistí a un curso del CENESEX que aunque no trató sobre sexualidad, como esperaba, nos cautivó a todos los que participamos”.

Según su creadora, la Dra. Mirtha Cucco, la Metodología ProCC constituye una propuesta de intervención comunitaria que se ocupa de forma científica de los malestares de la vida cotidiana, mediante su investigación y sistematización, y que dispone de un método específico para trabajarlos en la población.

En la actualidad, la Dra. Airelav Pérez Carmona se desempeña como coordinadora del grupo de desarrollo ProCC en Bayamo y durante las dos últimas semanas ha participado en los cursos impartidos por las profesoras Ana Sáenz y Mirtha Cucco, sobre programas específicos, como el de púberes y adolescentes, y el de la tarea educativa, retos y contradicciones actuales.

En su ciudad ya existe un grupo de personas formadas en esta metodología para las cuales, explicó, los talleres de actualización en los diferentes programas constituyen herramientas importantes que les permitirán trabajar luego de manera integral con los diferentes grupos de población.

Para inicios del próximo año materializarán un interesante proyecto de intervención en dos primarias, una secundaria, un preuniversitario y una escuela técnica profesional que está enmarcada en el consejo popular Jesús Menéndez, de la ciudad del oriente del  país.

“Aunque en Bayamo tenemos una historia de labor en materia de ProCC en este momento es realmente importante para lidiar con una serie de problemáticas que han identificado las escuelas, tales como el incremento del consumo de bebidas alcohólicas por los adolescentes, el aumento del embarazo en edades tempranas y los reportes cada vez más frecuentes de estudiantes con dificultades académicas, docentes y de comportamiento”, informó.

Refirió además que a partir de los resultados de un diagnóstico preliminar, se determinó que esta metodología aunque no constituya la solución definitiva a dichas situaciones, representa una herramienta para prevenirlas, elevar el protagonismo de los más jóvenes y disminuir el nivel de enajenación en que viven.

Agregó que la semana próxima corresponde presentar el proyecto en el Consejo Científico de la Dirección Provincial de Educación en Granma, lo que es un paso de avance porque allí se decidirá si la iniciativa es aprobada.

De aprobarse, especialistas en la metodología ProCC intervendrán durante un año y medio los centros mencionados con los diferentes programas, específicamente con el de púberes y jóvenes, el de la tarea educativa y el rol de maestros y maestras, y las escuelas para madres y padres, acompañados de un protocolo de evaluación para establecer los cambios en la forma de pensar de quienes los recibe.

Según explicó la psicóloga bayamense, “es importante aclarar que esta metodología no se propone un cambio radical de las conciencias y actitudes, sino que favorece pasos de avance que van sumándose para hacer un pequeño bien a la humanidad, como asegura Mirtha Cucco, su creadora”.

La Metodología de los Procesos Correctores Comunitarios promueve espacios de reflexión grupal, y favorece el desarrollo del protagonismo personal-social y la participación ciudadana desde  una mirada crítica del modo de vida. Hasta la fecha se ha desarrollado en países como España y Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*.


*