Protagonizó UNEAC un día lleno de emociones en la 10ma Jornada

La Sala Villena de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba fue escenario ayer de la primera cancelación postal que ocurre en nuestro país relacionada con la lucha contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género que promueve la Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia cada mes de mayo.

Los sobres, que poseen un valor museable, recibieron la firma de la Dr.C Mariela Castro Espín, directora del CENESEX, Miguel Barnet, presidente de la UNEAC y Rolando Núñez, actor y director este año de la Gala en el Karl Marx.

José Raúl Lorenzo, presidente de la Federación Filatélica Cubana explicó que utilizaron un sello con la imagen de Vilma Espín Guillois, a quién reconoció como una iniciadora de las ideas y proyectos que años después continúa desarrollando el Centro Nacional de Educación Sexual.

Este primer matasellos, quedará dentro de la historia postal cubana, y animará el coleccionismo de estos temas, a través de lo que pretendemos contribuir a la lucha contra la homofobia y la transfobia, aseguró.

La sesión de la mañana incluyó la exhibición del documental “Y hembra es el alma mía”, de la realizadora Lisette Vila y la intervención especial de Miguel Barnet, quien destacó que el enfrentamiento a la discriminación ha sido una lucha permanente de los mejores, más conscientes y sensibles escritores y artistas cubanos, cada vez que han existido períodos difíciles para los homosexuales, las lesbianas y las personas transgénero en el país.

Durante la tarde, transcurrió el intercambio con la activista trans chilena Daniela Vega, quien mostró fragmentos de dos de sus más recientes películas: “La Visita” y “Una mujer fantástica” en las que interpreta a personajes hostigados por el odio y la incomprensión de la sociedad y su familia.

Ambas películas, explicó, hablan sobre la dura realidad que viven las personas trans en Chile y el mundo, así como también transmiten un mensaje sobre la dignidad humana y la capacidad de salir adelante fortalecidas de cada situación de rechazo por la que transiten.

La dignidad, insistió, es mirarse a los ojos y reconocerse como seres humanos, sin importar lo que hay entre las piernas: si somos dignos y libertarios entenderemos la vida como algo poderoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*.


*