“La UNEAC quiere estar a la vanguardia de esta batalla”

(Palabras de Miguel Barnet, presidente de la UNEAC, durante las actividades de la 10ma Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia en esa sede)

Me gustaría explicar algunas cosas que el público que está aquí hoy quizás desconoce. Nosotros no hemos facilitado a la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba porque el tema esté en el pico de la cultura cubana en estos momentos como diría Mariela. Aquí están Lisette Vila y otros compañeros que no me dejará mentir.

Esta ha sido una lucha permanente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba: de los mejores, más conscientes y más inteligentes y sensibles de los escritores y artistas cubanos, cada vez que ha habido –y los hubo– períodos difíciles para los homosexuales, las lesbianas y las personas transgénero.

Afortunadamente, aquellas mentes obtusas y retrógradas quedaron en el camino, aunque todavía hay asomos por ahí de que este es un tema difícil, complejo, que puede citar al proselitismo. [Sin embargo], este es un tema científico. Hay que tomar conciencia del respeto y la cultura del otro, del respeto a la diversidad, no solamente de género: a la de pensamiento también, a la diversidad estética, a la diversidad incluso política cuando los matices de esa diversidad no ofendan a los principios básicos y esenciales del socialismo.

Así que la UNEAC no está ofreciendo esta sala, y esta posibilidad de contribuir a este movimiento porque lo haya iniciado el CENESEX encabezado por Mariela sino que es algo histórico entre nosotros.

Yo recuerdo que en los difíciles años 60 y en los 70, sobre todo cuando el ministro de cultura Armando Hart asumió la dirección del Ministerio de Cultura en 1965 / 76, ya nosotros habíamos tenido reuniones aquí con artistas notables, prominentes contra medidas que se tomaron cuando las UMAP y después de la UMAP y [siempre fuimos] un centro de debate y de lucha contra todas esas arbitrariedades e irregularidades de mentes, repito, obtusas, que no entendieron en verdad el sentimiento de nuestro Comandante en Jefe, ni la verdadera política cultural de la revolución. La UNEAC siempre estuvo a la vanguardia.

Por tanto ante un movimiento como este no podíamos quedar rezagados, no podíamos estar detrás ni jugando un papel secundario. Queremos estar a la vanguardia de esta batalla porque no es solo una batalla política, sino científica. Es una batalla por una concepción verdaderamente martiana, humanista y fidelista de nuestra revolución.

Nosotros no hemos accedido a la petición de Mariela por ser Mariela Castro, la hija del presidente, que nos honra mucho con su presencia y al cual queremos mucho porque es un hombre que ha seguido la línea, como siempre, desde su adolescencia, del comandante en jefe.

Hacemos esto porque estamos conscientes de que si somos verdaderos artistas y escritores, tenemos que tener un profundo arraigo en esta idea y ser ante todo pioneros, y si no pioneros por lo menos símbolos, que contribuyan a esta batalla por el mejoramiento humano y porque nuestra sociedad goce de ese equilibrio con el que soñó nuestro Apóstol José Martí.

No estamos aquí siguiendo una moda: estamos aquí siendo consecuentes con la tradición histórica de esta organización, si no, no fuéramos la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*.


*