Un candelabro que ilumina y mata

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

Behind The Candelabra (2013) es una biopic sobre un famoso pianista norteamericano de los años 70, cuyo nombre artístico fue Liberace, y basado en el libro homónimo que escribiera quien fuera su amante y chofer durante muchos años, Scott Thorson.

La cinta fue dirigida este mismo año por Steven Soderbergh (Contagio, Che,  Magic Mike…) y estrenada en mayo en el festival de Cannes, sin embargo, no  fue exhibida en pantalla grande en Estados Unidos  por problemas de financiamiento, de modo que pasó directamente a ser vista en canales de TV y a ser comercializada en DVD.

El destacado concertista que la centra llevó una vida de lujos y derroches con las que encandilaba a sus amantes, algo que hizo sobre todo con Scott, quien llegó a operarse el rostro para semejarse a él, y quien durante un tiempo abrazó las drogas.

Behind… capta notablemente la época con sus modas y su estilo de vida, enfatizando sobre todo en el decadentismo y el aurea barroca del artista: admirable, entonces, las labores del director de arte y el fotógrafo;  sin embargo, no mantiene igual fortuna en su narración, que dilata demasiado los inicios y desarrollo de la relación, de modo un tanto plano y monocorde, para precipitar demasiado los hechos que conforman el desenlace.

La caracaterización de los personajes es sólida: esas relaciones de seducción mediante el deslumbramiento, el manejo del poder que confiere a los encuentros eróticos también jerarquías, la manera de moldear una personalidad a partir de la “compraventa” incluso  de valores, aparece de modo oblicuo o a veces explícito en el relato, y encuentra un encausamiento extraordinario en el desempeño de los actores que asumen a la pareja: Michael Douglas (Liberace), en un desdoblamiento como hacía tiempo no exhibía el destacado histrión, y Matt Damon (Scott), profuso y centrado en sus cambios de humor y de personalidad.

La música, tanto diegética (la que ejecuta el protagonista en sus presentaciones) como extradiegética (la incidental que enriquece la banda sonora) es matizada y sobria, sin afectar para nada, al contrario, el desenvolvimiento de la trama. Lástima que Soderbergh, un cineasta conocedor de la profesión mas a todas luces desigual , no haya logrado sacar más partido de una historia que sin dudas ofrecía mucha mucha tela donde cortar.

Aun así, Behind… ilustra sobre una personalidad que se impuso en los complejos años 70 del siglo pasado (donde las conquistas de la diversidad sexual eran tan limitadas), así como en los siempre complejos pasadizos de las relaciones, de cualquier signo, pero donde la desigualdad de intereses y personalidades termina por frustrarlas.

Sin lugar a dudas, coordenadas  de gran interés para un enriquecedor debate.

zp8497586rq

Los comentarios están cerrados.