Palabras de bienvenida al taller Sexualidad y Derechos Humanos de CENESEX

Más de 50 personas participaron del taller Sexualidad y Derechos Humanos, organizado por CENESEX. Foto: Lisandra Puentes Valladares.

Por Liset M. Imbert Milán
Distinguidos colegas  invitadas e invitados,
Es un placer darles la más cordial bienvenida a nuestro Taller Sexualidad y Derechos Humanos, el que estará dedicado a Nuestros 5 Héroes prisioneros arbitraria e injustamente encarcelados en los EE.UU por más de 14 años.
La promoción y protección de los derechos humanos ha sido una de las mayores preocupaciones para las Naciones Unidas desde 1945, fecha en la cual los países fundadores de la Organización, acordaron impedir que los horrores de la Segunda Guerra Mundial se reprodujeran, tres años después, en la Declaración Universal de los Derechos  del Hombre, la Asamblea General definió  que el respeto a estos derechos y a la dignidad de la persona humana “son los fundamentos para la libertad, justicia y paz en el mundo”. El 4 de diciembre de 1951 la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución II 423 (V) designó el 10 de diciembre Día de los Derechos Humanos, invitando  a todos los Estados miembros y a las organizaciones interesadas a que observaran este día.
Con el transcurso del tiempo, se han desarrollado un conjunto de instrumentos y mecanismos para asegurar la primacía de los derechos humanos y para hacer frente a las violaciones de estos dondequiera que ocurran, sentado sobre  las bases de un compromiso ético que obligue a todos los Estados a cumplir y hacer cumplir una serie de normas.
Los derechos humanos son aquellas libertades y facultades que le corresponden a cualquier persona por el solo hecho de serlo. La Declaración Universal de los Derechos Humanos fue el primer documento internacional que trató en detalle la noción de que existe un conjunto de derechos universales que los gobiernos deben garantizarle a los ciudadanos.
La sexualidad es una parte integral de la personalidad de todo ser humano. Su desarrollo pleno depende de la satisfacción de necesidades humanas básicas como el deseo de contacto, intimidad, expresión emocional, placer, ternura y amor, se construye a través de la interacción entre el individuo y las estructuras sociales. El desarrollo pleno de esta, es esencial para el bienestar individual, interpersonal y social.
Los derechos sexuales están concebidos dentro de los derechos humanos universales basados en la libertad, dignidad e igualdad inherentes a todos los seres humanos. Dado que la salud es un derecho fundamental, la salud sexual debe ser un derecho humano básico. Para asegurar el desarrollo de una sexualidad saludable en los seres humanos y las sociedades, los derechos sexuales  deben ser reconocidos, promovidos, respetados y defendidos por todas las sociedades con todos sus medios.
Una vez más le damos la bienvenida a este encuentro que estará dedicado a cinco jóvenes profesionales que decidieron dedicar sus vidas, lejos de su patria, a la lucha contra el terrorismo en la ciudad de Miami, centro principal de las agresiones contra Cuba.
El pueblo de Cuba hoy más firme que nunca, convencido de la justeza de sus  ideas, continúa luchando  porque se haga justicia y sean liberados definitivamente, ponemos a su disposición nuestra hospitalidad y el calor de nuestro centro.
A los presentes le damos las gracias por acompañarnos.  Bienvenidos al Centro Nacional de Educación Sexual, y muchos éxitos en el Taller Sexualidad y derechos humanos, que tengo el gusto de dejar inaugurado,
Muchas gracias
La Habana, 10 de diciembre de 2012

Centro Nacional de Educación Sexual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*.


*